Algunos aspectos semánticos en el filme surrealista Valerie a týden divu de Jaromil Jires

 

Este es mi primer ensayo,  fuera de la academia, o más bien, distanciada de los parámetros académicos. Lo llamaré simplemente un ejercicio de investigación libre,  y aunque sigo siendo igual de estructurada –como lo saben los que ya me han leído o escuchado en otras oportunidades- creo interesante dar mi opinión, y spoilear un poco, -ya que está de moda ocupar ese término de manera escandalosa hasta en análisis-, porque es necesario en estos casos dar más de un detalle de la película que lo que puedan encontrar en un resumen o teaser.

valerie-poster

Valerie a týden divu (1970), basada en la novela homónima del escritor surrealista checo Vítezslav Nezval, es la decimosexta obra fílmica del Director checo, Jaromil Jirel. Tanto la novela de 1932 como la película, presenta como eje argumentativo, el despertar sexual de una muchacha de 14 años, su experimentación de fantasías, el concepto de primer amor y los prejuicios sociales que la rodean. El principal motivo que da movimiento a la obra es la ruptura de la inocencia.

El film de Jaromil Jirel, Posee una poética que incomoda al espectador; es hiriente en momentos como la Sátántangó  de Béla Tarr, pero cubierta con un velo a veces dulce, erótico, oscuro y onírico. Es una obra compleja, rica en simbolismos, imágenes y lenguaje retórico.

Valerie a týden divu, pertenece a la nueva ola del cine  checoslovaco o Nova Vlnà (Gómez Lucas, 2008), posicionado entre los años ’60 a ’70, un movimiento vanguardista resultado de los diferentes procesos políticos y sociales de la época. Es un cine intensamente alegórico, crítico y fantástico que toma de manera delicada los momentos históricos de la antigua checoslovaquia, las guerras, y las problemáticas sociales, configurando  diversas e innovadoras representaciones  para el séptimo arte y  la región europea. Este movimiento fílmico  sería censurado en su mayoría en la década de los 70.

Dentro de los recursos lingüísticos y visuales de la película, podemos señalar una carga metafórica importante en la descripción visual de los espacios que rodean a Valérie. La llegada de la menstruación de la protagonista, es por verbigracia, un momento metafórico.  En la escena Valérie se acerca a su casa y mientras lo hace caen unas cuantas gotas de su sangre a unas margaritas que se hallaban por el camino, la protagonista las mira y reconoce que las gotas son suyas y que algo ha cambiado en ella. En este caso, si Valérie reconoce su menstruación –de la que poco debe saber, por su contexto de huérfana criada por una abuela distante-,  entonces, ¿dónde estaría la metáfora?, pues, en la forma en que se demuestran los acontecimientos: La flor representa su sexualidad, su cuerpo, su flor intacta, delicada y virgen. Como la araña que trepa sutilmente la entrepierna de India en Stoker del Director Pak Chan-uk (o el cambio en los zapatos de la protagonista de Stoker que posee la misma intención que la pérdida de los pendientes de Valérie, que posteriormente, los tendría Orlik, un joven que a medida que avanza el film, lo reconocemos como su hermano y amante), o que  García Márquez llame a la indefensa  muchacha de Crónica de una muerte anunciada, Divina Flor; todas estas pistas o recursos estilísticos, nos expresan nuevos cambios conductuales y corporales de los personajes, y cómo, dependiendo de su plano temático y la construcción de los acontecimientos, estos personajes van creciendo dentro de la obra.

La hipérbole, o exageración de un rasgo o situación cinematográfica, busca el impacto del espectador.  Podemos apreciar este rasgo tanto en la estructura física de espacios, en las situaciones fantásticas y   en personajes  como el hurón, o comadreja -dependiendo la traducción-, un hombre de unos 120 años que de tantos años encima se le ha ido deformando el rostro, cayéndosele y alargándosele la nariz como los hurones.   Este último personaje, además con apariencia vampirezca, con unos dientes gigantes y desordenados, se alimenta de las aves del pueblo y de  la sangre de algunas personas. El hurón,  muta en tres personajes, no solo el hombre con rasgos terribles llamado Richard, ex propietario de la casa donde vive Valérie, también en el animal, y el obispo del pueblo, un hombre lujurioso, que intenta acercarse en repetidas escenas a Valérie con intención de poseerla (lo profano y lo sacrílego son parte de la iconografía religiosa que tiene el filme, podemos ver por ejemplo, que los sacerdotes son vistos como hombres que gozan de la sexualidad con monjas y adolescentes).

La abuela de Valérie, Elza, es el símbolo de la vanidad. Es una mujer de semblante lúgubre, con una tez pálida y vestimentas góticas. La mujer es tomada por Richard, y por propia decisión, convertida en una  joven vampira.

Valérie y su semana de maravillas, fabula para algunos del paso de la pubertad a la madurez sexual, cine de terror para otros, es para mi, una obra de dedicado surrealismo, un material fílmico difícil de digerir para un público que gusta de la rapidez y liviandad  de los productor comerciales norteamericanos. ¿Críticas? Las mismas que le haré a Tarr toda mi vida, el uso de animales para que una escena resulte impactante no es de mi gusto, y es totalmente despreciable. Recomendable para cinéfilos, críticos y rebuscados.

Bibliografía

Gómez Lucas, Cristina. 2008. La Nova Vlná: Una propuesta de estudio sobre la Nueva Ola Checa. Espéculo: Revista de Estudios literarios. Madrid : Universidad Complutense de Madrid, 2008, Vol. II.

Anuncios

4 comentarios sobre “Algunos aspectos semánticos en el filme surrealista Valerie a týden divu de Jaromil Jires

Agrega el tuyo

  1. Totalmente de acuerdo Ofelia , me hizo gracia recordar lo del vampiro con cara de hurón jaja.Lo de los animales no lo aguanto tampoco, es más hace poco revisioné “Holocausto caníbal” y tuve que darle al forward en las matanzas de los bichos,inaguantable ….Este film me gusta mucho y el vampiro da muy mal rollo !!

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, es como al nombrado Bela Tarr, él, objetivamente, puedo decir, es un buen director por sus tomas, planos, el uso del blanco y negro, banda sonora, todo está muy bien puesto, pero deja de ser un buen director cuando mata a un animal en cámara, (obligando a una niña a envenenarlo) para tener una buena toma. Esas son cosas, que culturalmente son difíciles de tolerar. Respecto al Richard, el vampiro, sí, es terrible jajjaja quería centrarme también ene el vampirismo, pero eso ya sería para otro tipo de análisis. Gracias por comentar 🙂

      Me gusta

    1. Gracias Oceánica!
      sobre el autor del libro y el autor del film, puedo darte material c: Tengo el film, para que lo veamos algún día juntas y lo analicemos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: